12 junio 2021

Industria 4.0 en Automoción: Qué es y todo sobre ella

En la historia de la humanidad, han existido tres revoluciones industriales. Ahora, estamos en pleno apogeo de la cuarta revolución que también se reconoce como Industria 4.0.

La primera tuvo como centro el vapor, la segunda descolló por la energía eléctrica y la producción en masa. Mientras, en la tercera entraron la informática y electrónica. Así se alcanzó la producción automatizada.

La cuarta revolución

Continúa gestándose con base en computación masiva, sistemas ciberfísicos y sensórica. Se recolectan datos, las decisiones se toman en tiempo real con un control absoluto y una eficiencia a tope.

Tal eficacia se mantiene en cada tramo de la cadena de valor. Puede decirse que esta cuarta revolución, supera el carácter industrial para situarse en lo digital.

¿Por qué? Debido a que su nervio central lo componen diversas tecnologías sobre la que se cimientan tanto organizaciones como empresas. Acá se suman los avances de la ciencia a nivel nano, bio e incluso de nuevos materiales.

Tampoco pueden olvidarse factores como la globalización o la hiperconectividad de las redes. Es como agregar levadura a una masa, incluso la economía está fermentando.

¿Cómo se evidencia en el sector de automoción?

La industria 4.0 encuentra uno de sus máximos representantes justamente en este nicho. Así encontramos cómo la tecnología reinventa la automoción hasta sus raíces.

Por ejemplo, en la robótica colaborativa dentro de una planta del sector que aplique la Automated Guided Vehicles. Conocido por sus iniciales como AGVs, esta modalidad se integra en la línea de montaje.

¿El resultado? Un mini ejército de “easybots” que se encargan de hacer el suministro automático de componentes justo a tiempo. También puede encontrarse la simulación BIM.

¿En qué consiste? Permite la realización de maquetas virtuales de una planta entera. Las versiones digitales comprenden inclusive el proceso productivo, facilitando la simulación de una gama de variaciones.

Una multitud de tecnologías se entretejen en la industria 4.0 en el sector de automoción. Detallemos cada uno:

Realidad virtual

Marcas como Toyota la emplean para concienciar sobre los riesgos de estar distraído al volante. En cambio, Chevrolet y Ford recurren a ella en la etapa de desarrollo junto a sus equipos de ingenieros y diseñadores.

Entretanto, desde el Grupo PSA la implementaron en su salón de Ginebra. ¿Con qué propósito? Para que la concurrencia reunida, pudiese disfrutar las opciones que superaban los 3 millones en su modelo DS3.

Impresión 3D o fabricación aditiva

Simplifica personalizar tanto herramientas como utillaje. Igualmente, potencia la fabricación de molduras interiores o exteriores. Entre los avances más satisfactorios, descuella la fabricación de coches partiendo de plástico en apenas 46 horas.

Opel se destaca por su impresión de piezas elaboradas en plástico que se utilizan en las factorías del Viejo Continente. Por su parte, Bentley emplea la impresión 3D para fabricar modelos de pequeña escala.

Estos poseen cada detalle y característica de los nuevos coches antes de que inicie la producción. En el sector de automoción sirve para hacer prototipos rápidos.

Así prescinden de la fabricación de moldes o herramientas específicas. Ahorra tiempo y permite corregir rápido cualquier inconveniente. Así lo hacen desde DANA.

Cloud computing

Se revoluciona la manera de conducir gracias a tecnología como HPE e IAV Automotive Engineering “Cloud Car”. La nube guarda los datos del ambiente, las rutas, avisos sobre límites de velocidad, atascos e incluso accidentes cercanos.

En Continental prefieren “Conti Cloud” cuya función es muy similar. Asimismo, las nubes potencian la eficiencia energética dentro de las plantas. Porque monitorean y determinan el coste energético de los distintos procesos.

IBM Marketing Cloud junto a Renault segmenta los talleres asociados para adaptar las estrategias comunicacionales. Acá considera aspectos como las decisiones de negocio, el comportamiento y el nivel de su perfil.

Internet de las cosas IoT

Una tecnología que resulta fundamental. Autos que se conectan entre sí a placer del usuario. Con la opción de conectarse con el taller para reparaciones o con las señales de tránsito.

Otro nivel lo representan las piezas sensóricas para enviar datos a los fabricantes para un mantenimiento oportuno.

Inteligencia artificial big data

Se emplea para la fabricación de vehículos autónomos como Waymo, cuyo desarrollo comenzó Google desde 2009. Tesla tampoco se queda atrás, porque desde 2016 trabaja en que sus coches se transformen en autónomos.

La conducción asistida ha calado con fuerza. Acciones como el control de crucero, avisos de cruces, peatones en la ruta o avisos de ciclistas son realidades patentes. Van acompañadas de la prevención de choques o el frenado automático.

Asimismo, la V2V consiste en una tecnología para que los coches se comuniquen entre sí. Claro, la IA jugará un rol importante. En la planificación de la producción tenemos como ejemplo a Toyota y Nissan.

Ambas firmas la emplean para modelar el flujo de material en la planta. Se apoyan en reglas heurísticas para coordinar y seguir la secuencia de sus operaciones.

El análisis inteligente de peligros lo implementan firmas para gestionar las flotas, la seguridad de los conductores y su logística. También se monitorea a los conductores, detectando aquellos más propensos a accidentes.

Más servicios vinculados

Watson, IBM y General Motors se han asociado para ampliar el uso de OnStar desarrollada por General Motors. OnStar emplea IA para brindar una diversidad de servicios como localizar puntos de repostaje.

Así el conductor podrá pagar desde el interior del coche. Alternativas de pago incorporadas a la interfaz del conductor, así como señalar los restaurantes próximos que prefiere el conductor.

Posibilitará al conductor reservar automáticamente la comida en los restaurantes cercanos. Notificará a la persona sobre qué artículos necesita comprar para el hogar cuando esté cerca de las tiendas con inventario.

Facilitará un mantenimiento predictivo del coche partiendo de la información que este vaya recopilando. Utilizando el IoT, así como analizando la información que envía el coche, los fabricantes mejorarán los diseños futuros.

Gigantes como Microsoft y Rolls Royce unieron fuerzas para usar la nube de Azure. Al analizar en streaming pueden detectar las fallas en sus motores, esto garantiza un mantenimiento oportuno.

Harman infotainment y Hortonworks colaboran para desarrollar un software predictivo para los coches. Por su parte, Ford traba en un algoritmo que prediga cuándo los coches necesitan una revisión de frenos.

La blockchain facilitará hacer transacciones en un entorno virtual sin intermediarios. Mientras que la ciberseguridad, hará que los coches estén blindados contra los hackers.