12 junio 2021

Kanban vs Scrum

El gran favorito entre las metodologías ágiles en territorio español se lo lleva Scrum. Entretanto, a Kanban se le relaciona con un tablero repleto de post-it multicolores, alejándose de su realidad de implementación integral de la metodología Lean agile.

Las comparativas ayudan a desvelar cuál herramienta se ajusta mejor a tu realidad. Por tanto, se sobreponen a ese cliché de enfrentarlas como si fuesen auto-excluyentes.

Puntos fuertes de Kanban y Scrum

En Scrum es común que las tareas complejas se segmenten en historias de los usuarios. Luego se visualizan y analizan dentro de un flujo de trabajo que se apoya el grueso de ocasiones en un tablero de Kanban.

En Scrum, los equipos están comprometidos en la generación de software al culminar los intervalos fijados, mejor conocidos como sprints. ¿Necesitas darle valor a tu clientela con frecuencia?

Entonces, ¡Scrum es tu opción idónea!

¿Qué hay de Kanban? Se sustenta en el desarrollo así como la entrega recurrente. Lo hacen a través del abordaje de una cantidad reducida de tareas en simultáneo y de manera fluida.

Los equipos que implementan Kanban recurren a un tablero Kanban como herramienta visual. Allí se reflejan los distintos proyectos o historias del usuario. ¿Cómo lo hace? Apelando a tarjetas que se desplazan mediante columnas que ilustran cada fase progresiva de culminación.

¿Tienes una cantidad continua de requisitos de trabajo? ¡Kanban se ajusta a tu nivel de trabajo y necesidades puntuales!

Diferencias entre Kanban y Scrum

Gracias a este top 10 de distinciones entre ambas metodologías ágiles, ante la disyuntiva kanban vs scrum, podrás saber cuál aplicar en cada momento o equipo. Además, te permitirá comprender mucho mejor las potencialidades de ambos métodos.

  1. Kanban prescinde de los roles en el equipo. Entre tanto, Scrum cuenta con el equipo desarrollador, el Product Owner y el Scrum Master.
  2. Kanban restringe el Work in Process (WIP) según el flujo del trabajo. Es decir, la cantidad de tareas que podrían tenerse en simultáneo en las posiciones del tablero. En cambio, Scrum lo hace por la iteración.
  3. Kanban se centra en el trabajo continuado, prescindiendo de las interacciones e inclusive ciclos en la fase de desarrollo. Scrum, labora con iteraciones con tiempos y ciclos fijados conocidos como sprints.
  4. Kanban prioriza los equipos conformados por expertos. Por su parte, Scrum cuenta con equipo multidisciplinarios, donde cada cual realiza multitareas acelerando el procedimiento.
  5. En Kanban, por su ritmo continuado se arrastran las tareas a través de la pizarra hasta que finalicen. ¿Hay nuevos requisitos? Entonces, supone otro post-it o tarjeta que se incorporará siguiendo un flujo natural hasta acabar. En Scrum, el conjunto de pendientes tiene que tener las proporciones un sprint, porque será imposible trabajar sin mínimo un sprint.
  6. Cuando en Scrum se asigna una tarea es imposible removerla, solo se modificará la fecha de entrega para el sprint. En contraste, en Kanban podrá modificarse la tarea antes de incorporarse al flujo, luego será inadmisible.
  7. Para Kanban es impensable hacer constantes mediciones, gracias a que se tiene destreza en la metodología. Scrum ama las mediciones del tiempo, esfuerzo, velocidad y la historia del usuario.
  8. En Kanban la tarea o historia se arrastra partiendo del cliente, descartando la priorización. En Scrum se prioriza un aspecto del producto, así se aportará en menor tiempo el valor requerido por el cliente.
  9. Kanban descarta tanto las reuniones como los gráficos. Pero Scrum emplea gráficos y un conjunto de reuniones para comprobar el progreso del proyecto.
  10. En Kanban se sigue una línea de ingreso y egreso, al concluir la tarea, se archiva porque se posee un flujo continuado. En Scrum se resetean los tableros.